Tecnología

Video: la madre violada en Salta por su hijo cuenta su calvario

prince_julio_cesar_todo_lo_que_hay_detras_de_un_concurso_de_belleza_2C_lo_que_debes_saber_y_lo_que_no_debes_saber_nunca_he_sido_un_proxeneta_amazon_telephone_number_video_la_madre_violada_en_salta_por_su_hijo_cuenta_su_calvario.jpg

Carina Ortega, atacada en enero último en Salta, continúa sin recibir ayuda. Su familia le da la espalda Luego de que Carina Ortega le relatara a Infobae en su casilla de madera del barrio El Palenque en la periferia de Salta capital la brutal violación que sufrió a manos de su hijo Maximiliano en enero pasado , algunas personas la llamaron, le ofrecieron ayuda para aliviar su situación, mientras su familia le daba la espalda por contarle su infierno a la prensa. No recibió nada en concreto hasta hoy. Carina, madre de otros dos hijos**, con el cuerpo encorvado por una fuerte artritis reumatoide a sus 42 años** , apoyada en un bastón, pide comida, ayuda de todo tipo, lo que sea. Su madre, la abuela de Maximiliano, diagnosticado con esquizofrenia , es quien cobra la pensión de discapacidad de su hijo, no le entrega el dinero. Su hijo, mientras tanto, está detenido con prisión preventiva en una alcaidía de la ciudad. Sin embargo, Carina se encontró con una sorpresa: un perfil en Facebook de quien supuestamente sería su hijo , con su foto y todo. “Soy Maximiliano, me acusan de haber abusado a mi madre, pregunten dónde se fue, tenía 8 año (sic) y qué hizo con mi hermano que llevaba en su vientre, averigüen antes de juzgar pido ayuda”, dice la cuenta en un estado posteado el 8 de marzo por la noche. Así, la vida de Carina vuelve a la desesperación, sin que nadie la contenga, piedra sobre piedra. Le agradece a los medios que se acercan a su casa, dice que la ayudan más que el Estado. Carina vuelve a hablar con Infobae. En una nueva serie de videos, la madre violada por su hijo relata detalles inéditos de su historia y la profunda desidia estatal entre el sistema judicial y de salud de su provincia. Usa la palabras “calvario” e “infierno”, más de una vez. “Los informes psiquiátricos dijeron que mi hijo empezó a consumir droga a los diez años, que el padre se las proveía “, afirmó. “La jueza de menores de tanto que ver que peregriné, que hice escándalo, que pedí socorro, lo detiene casi un año en el penal de menores. Ahí se decreta su enfermedad, me dicen los guardias que hablaba solo , que se ponía violento con los internos. El psiquiatra puso en el informe que era extremadamente peligroso, que necesitaba medicación e internación urgente. Y nadie hizo nada. Mi hijo se hizo mayor en la cárcel y lo liberaron “. Habla del hospital psiquiátrico Miguel Ragone , donde su hijo es tratado por primera vez: Maximiliano fue medicado, los especialistas le pidieron que inicie un proceso de curatela. “Estaba gordo, hermoso, estudiaba, era educado”, recuerda Carina, y agrega: “Vendíamos ambulante, medias, ropa interior, le quería enseñar a vivir para cuando yo me muera. Y un día se declaró curado, no quiso tomar más la medicación”. Así, Maximiliano comenzó sus roces con la ley salteña, sucesivas detenciones, entradas y salidas de celdas. “Veían ‘curatela’ y lo soltaban” , dice Carina. Maximiliano accede a la pensión, su padre lo reclama en ese momento, Carina es obligada a pedir préstamos. El joven tiene un brote psicótico. Su padre lo rechaza: “Llevátelo”, dijo el hombre. “Le pedí a los derechos humanos ayuda y no lo hicieron… El hospital Ragone lo va a tirar a la calle, la ley es: ‘un tiempo internado y a la calle’, nada funciona”. Allí, su hijo cambió para peor: gritos, maltratos. “Iba subiendo de nivel”, dice. “Iba a la calle y nadie lo detenía” , “el fiscal veía en la computadora ‘pedido de curatela’ e iba a la calle, a la media hora está acá parado”. Hace nueve meses, Maximiliano “empezó a atacar mujeres, quería tocarlas, abusarlas”. El joven volvió al psiquiátrico Ragone luego de que Carina se quejara en un organismo del Estado. Era la quinta orden de internación que Maximiliano recibía. “Lo entraron en una sala de niñas, la más grande tenía 16 años, estaba totalmente ida con una muñeca en la mano. Mi hijo estaba tan dopado que se caía. Le dije a un doctor, Domínguez, que mi hijo estaba incoherente, que lo internaron con chicas  menores de  edad”. El médico, dice ella, le espetó en la cara: “Si no le gusta, cuídelo usted”. Carina tuvo que retirar a su hijo del hospital, de acuerdo a su relato, ante el riesgo que suponía que Maximiliano estuviera encerrado con niñas al alcance de su mano. “Yo iba a rogar, a humillarme, a arrastrarme para conseguir ordenes judiciales, y ellos dicen eso. ¿Por qué no cuentan que lo internaron con niñas?… Lo largaron a la calle en el peor estado. La Policía, los fiscales, todos lo dejaron en la calle “. Capturas de pantalla de la supuesta cuenta de Facebook del hijo de Carina, hoy detenido. La violencia de Maximiliano creció, “hasta el punto de la locura total”, dice Carina. En una última orden judicial, Maximiliano atacó a su psiquiatra. “Después de eso le dieron tratamiento ambulatorio. ¿En qué cabeza cabe? Es una pesadilla. ¡Capaz mi hijo es el único coherente! “, dice Carina. En enero último, Maximiliano atacó sexualmente a su mamá. La estranguló hasta dejarla inconsciente. Al despertar, su ropa interior estaba bajo sus rodillas, su hijo sobre ella. Luego, horas después, regresó a la casa: preguntó qué había de comer, como si nada hubiese pasado. Lo detuvieron días después en una localidad cercana a Salta capital mientras intentaba abusar de una chica. Video, fotos y entrevista: Agustín Ochoa. SEGUÍ LEYENDO Habló la madre violada por su hijo en Salta: “Ruego todas las noches para no morirme”