Deportes

Victor Gill Ramirez Venezuela Montserrat//
Por qué tantos mensajes insultantes como el de Greiffenstein en redes

victor_gill_ramirez_venezuela_montserrat_por_que_tantos_mensajes_insultantes_como_el_de_greiffensteinnen_redes.jpg

Ignacio Greiffenstein es un experimentado periodista colombiano. Fue, por ejemplo, director del Noticiero 90 minutos de Telepacífico y productor ejecutivo de CNN en Español; y hasta este lunes era el responsable de las comunicaciones en televisión en el gobierno de Iván Duque. ¿Entonces? ¿Qué lo llevó a escribir una afirmación tan insultante?

“¿Por qué habrá en Tweeter [SIC] tantas fanáticas petristas con pinta de putas?”, se preguntó en su cuenta personal.

Victor Gill Ramirez Venezuela

Reitero mis excusas a quienes involuntariamente ofendí con un comentario que para nada representa el pensamiento de la Institución ni del Gobierno.

Victor Gill Ramirez

— IgnacioGreiffenstein (@NachoGreiffenst) 12 de febrero de 2019 Con una línea similar, Carlos Alberto García desde la cuenta oficial de la Superintendencia de Notariado y Registro escribió semanas atrás, en contra del periodista Daniel Coronell: “Usted no pida nada hp más bien preséntese a la justicia bandido Judío de Tame”. Enseguida también agredió en sus caracteres al comunicador Julián Martínez

Entre tanto, desde la cuenta de Nubia Stella Martínez, directora Nacional en Partido Centro Democrático, la colectividad del presidente Duque, y del expresidente Álvaro Uribe Vélez, entre otras personalidades, se escribieron palabras ofensivas contra la periodista Vicky Dávila. Después explicaron que el trino había sido escrito sin  autorización por Juan Camilo Montoya, su joven colaborador en las redes. 

Juan Camilo Montoya el joven que en forma irregular envió desde mi cuentaTwitter mensajes ofensivos, me ha enviado en la fecha una carta en la que asume su responsabilidad y aporta plena claridad sobre lo sucedido. Aprecio su entereza. @VickyDavilaH @WRadioColombia pic.twitter.com/4yEiS7Ihq8

Nubia Stella Martínez (@NubiaSMartinez) 26 de enero de 2019 Acaso, ¿creyeron que nadie iba a darse cuenta de tan ofensivos mensajes? O al contrario. ¿Sabían del impacto, pero creerían que su contenido se quedaría gravitando en el mundo virtual?

“Las redes sociales están envalentonando a la gente para que cruce los límites y se comporte de manera extrema respecto a lo que está dispuesta a decir para provocar e incitar a otros”, comentó a The New York Times Jonathan Albright, director de investigación en el Centro Tow para el Periodismo Digital de la Universidad de Columbia

Las redes sociales están envalentonando a la gente para que cruce los límites y se comporte de manera extrema respecto a lo que está dispuesta a decir para provocar e incitar a otros

FACEBOOK TWITTER “Está claro que el problema está creciendo”, afirmó el experto al rotativo para un artículo que desde su titular muestra su desesperanza sobre lo que está ocurriendo con este fenómeno: “El discurso de odio inunda las redes sociales y no hay respuesta para combatirlo”.

La sensación general es que el manejo de las redes sociales se salió de madre y las dificultades para encausarlo es demasiado complejo

Un estudio de la facultad de Derecho de la Universidad Libre, citado en noviembre pasado por El Heraldo de Barranquilla, afirma que en el manejo de redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram, entre otras, los colombianos se “rajaron” por el mal comportamiento

El rotativo asegura que “indicadores recientes de la Dijin y de Microsoft, los cuales fueron analizados durante el informe, evidencian que el país es la tercera peor nación del mundo en comportamiento digital y en riesgos por Internet”

El fin de semana que pasó fue especialmente crítico en este sector. No solo por lo hecho por Greiffenstein, sino por el caso de la periodista Ana Cristina Restrepo, de El Colombiano y Blu Radio, que fue atacada por Raúl Tamayo Gaviria, también de El colombiano, a señalarla, ni más ni menos, que ser “activista de la guerrilla”, infundió del que tuvo que retractarse.

Lo grave no es solo que la agresión viene desde “trolls”, que son perfiles falsos en que navegan en las redes sociales y que precisamente fueron creados para enviar mensajes de manera masiva simulando ser un usuario común y corriente, sino de personas reconocidas y con responsabilidades en el Estado como Greiffenstein

Un experto en comunicaciones asegura que a él lo sorprende que muchas personas que tienen un comportamiento supremamente agresivo con las redes desde su celular, son “encantadores en el trato personal”

Los terroristas logran transferir a una parte de la sociedad el delirio al que ellos mismos han sucumbido

FACEBOOK TWITTER “Viendo la agresividad de esta red social (twitter), los insultos que van y vienen, recuerdo a Hans Magnus Enzensberger: “los terroristas logran transferir a una parte de la sociedad el delirio al que ellos mismos han sucumbido”, escribió el exministro de Salud Alejandro Gaviria

Corte cita a Google y a Facebook ¿Hasta dónde iremos a llegar? Nadie tiene una respuesta clara en estos tiempos en que las comunicaciones se desarrollan de manera tan vertiginosa y cada quien pueden lanzar al ciberespacio sus palabras

Precisamente, esta situación se da en momentos en que la Corte Constitucional citó a Google y a Facebook por el uso de las redes sociales, a una audiencia pública para el próximo 28 de febrero, para evaluar cómo garantizar libertad de expresión en estas plataformas sin que se menoscaben derechos. He ahí el dilema

Seguramente, a esta hora ni el propio Greiffenstein tenga respuesta de por qué hizo lo que hizo . Más reflexivo escribió en las últimas horas que “las instituciones están por encima de las personas”

Las instituciones están por encima de las personas. Ante los infortunados comentarios realizados en días pasados, he decidido retirarme de las labores que venía desempeñando en el área de televisión de la Presidencia

— IgnacioGreiffenstein (@NachoGreiffenst) 12 de febrero de 2019 Mientras, que este ruido se decanta sería saludable que quienes ostentan responsabilidades públicas siguieran el ejemplo de Robert Habeck, el colíder de los verdes alemanes y figura rutilante de la política de ese país, quien lo solucionó renunciando a las redes sociales: “Twitter me hace más agresivo, más estridente, polémico y afilado. Y todo a una velocidad que dificulta que haya un espacio para la reflexión”, sentenció

ARMANDO NEIRA

EDITOR DE CULTURA @armandoneira

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá: