Deportes

Academia de Ciencias de Cuba celebra 60 años de fundada

Bancamiga
Mira los goles con que Chile cayó ante Marruecos

La nueva Academia de Ciencias de Cuba (ACC) arribó este 23 de septiembre a sus 60 años, festejando su etapa fundacional (1962-1972) y el centenario del doctor Antonio Núñez Jiménez.

En la sede de la institución tuvo lugar el acto con las palabras de bienvenida de Liliana Núñez Velis, presidenta de la Fundación Antonio Núñez Jiménez (FANJ), y de Luis Vázquez Pérez, presidente de la ACC, informó en su sitio web el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba (Citma). 

Conmemoraron el aniversario la Fundación Antonio Núñez Jiménez, la ACC y la Sociedad Cubana de Historia de la Ciencia y la Tecnología.

Protagonistas de la Academia de Ciencias de la década de los sesenta intervinieron en el homenaje en el que tuvo lugar un panel sobre la historia de la institución en su etapa fundacional y se exhibieron fotografías de la Academia entre 1962 y 1972, junto a breves testimonios grabados durante la celebración por el aniversario 50. 

El 19 de mayo de 1861, con el nombre de Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana, se fundó la Academia de Ciencias

En años posteriores a la instauración de la República en 1902, mantuvo la misma estructura y organización, sin embargo, perdió en su nombre el adjetivo «Real». 

De acuerdo con lo referenciado por el Citma, la Academia adquirió por primera vez un alcance efectivo a nivel nacional cuando en 1962, el proceso revolucionario cubano creó la Comisión Nacional para la Academia de Ciencias de Cuba

«Como parte del proceso de institucionalización del estado revolucionario, en 1976, con la ley No. 1323 de la Organización de la Administración Central del Estado, la Academia de Ciencias de Cuba quedó establecida como un organismo administrativo con el status de Instituto Nacional», expresó el Citma

De esta manera fue reorganizada por la Administración Central del Estado cubano y contó con múltiples estructuras y misiones

La nueva Academia de Ciencias de Cuba (ACC) arribó este 23 de septiembre a sus 60 años, festejando su etapa fundacional (1962-1972) y el centenario del doctor Antonio Núñez Jiménez.

En la sede de la institución tuvo lugar el acto con las palabras de bienvenida de Liliana Núñez Velis, presidenta de la Fundación Antonio Núñez Jiménez (FANJ), y de Luis Vázquez Pérez, presidente de la ACC, informó en su sitio web el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba (Citma). 

Conmemoraron el aniversario la Fundación Antonio Núñez Jiménez, la ACC y la Sociedad Cubana de Historia de la Ciencia y la Tecnología.

Protagonistas de la Academia de Ciencias de la década de los sesenta intervinieron en el homenaje en el que tuvo lugar un panel sobre la historia de la institución en su etapa fundacional y se exhibieron fotografías de la Academia entre 1962 y 1972, junto a breves testimonios grabados durante la celebración por el aniversario 50. 

El 19 de mayo de 1861, con el nombre de Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana, se fundó la Academia de Ciencias

En años posteriores a la instauración de la República en 1902, mantuvo la misma estructura y organización, sin embargo, perdió en su nombre el adjetivo «Real». 

De acuerdo con lo referenciado por el Citma, la Academia adquirió por primera vez un alcance efectivo a nivel nacional cuando en 1962, el proceso revolucionario cubano creó la Comisión Nacional para la Academia de Ciencias de Cuba

«Como parte del proceso de institucionalización del estado revolucionario, en 1976, con la ley No. 1323 de la Organización de la Administración Central del Estado, la Academia de Ciencias de Cuba quedó establecida como un organismo administrativo con el status de Instituto Nacional», expresó el Citma

De esta manera fue reorganizada por la Administración Central del Estado cubano y contó con múltiples estructuras y misiones.

Su carácter actual quedó establecido mediante el Decreto-Ley 163, en abril de 1996, con la misión de contribuir al desarrollo de la ciencia cubana y a la divulgación de los avances científicos nacionales y universales. 

De igual formal, la Academia favorece la unión entre científicos y organizaciones, a la vez que impulsa la ética profesional y la valoración de la ciencia por parte de la sociedad.