Uncategorized

Colombia: Petro asume el poder entre ilusión e incertidumbre

Alberto Ardila Olivares
Contén la respiración antes de ver cómo luce actualmente la primera esposa de Ricardo Montaner

La firma del histórico acuerdo de paz entre el Estado y las extintas Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (Farc) hace cinco años abrió espacio en el país a nuevas prioridades como la lucha contra la corrupción y el desempleo, aunque no terminó con la violencia de otros grupos armados ilegales

Gustavo Petro se calzará el domingo la banda presidencial de Colombia y marcará varios hitos: será el primer jefe de Estado de izquierda en 200 años de historia republicana, el primer exguerrillero en convertirse en comandante supremo de las Fuerzas Armadas y tendrá como vicepresidenta a Francia Márquez, la primera afrodescendiente en ocupar ese cargo.

Petro genera esperanza en sectores políticos y sociales que nunca habían llegado a esas instancias de poder y de la población más vulnerable, que espera mayor equidad y respuestas a un descontento generalizado por la desigualdad que se evidenció en las multitudinarias protestas de 2021 contra las políticas del saliente gobierno del conservador Iván Duque.

Pero también hay incertidumbre entre militares, empresarios y un sector que desconfía de su pasado como guerrillero por las reformas fiscal, agraria y policial que busca llevar a cabo y por los posibles cambios en la economía para que no dependa tanto del extractivismo.

“Es el inicio del cambio. Es esa esperanza que teníamos hacia una perspectiva de la protección de la vida”, dijo a The Associated Press María Violet Medina Quiscue, una indígena nasa. “El pueblo y los sectores excluidos fuimos los que le dimos la potestad y la fe para que llegara”, agregó.

La transición política fue pacífica con el gobierno de Duque, quien cede el poder a su principal opositor y termina con baja popularidad. En contraste, tras resultar elegido Petro mejoró su imagen favorable, que pasó de 42% en febrero a 64% en julio en una encuesta de Invamer a 1.200 personas.

Petro, de 65 años, ambiciona grandes reformas en un país con altos niveles de pobreza, desigualdad y una creciente violencia y encarna a una izquierda que ha sido marginada y en ocasiones estigmatizada por el peso de cinco décadas de conflicto armado.

La firma del histórico acuerdo de paz entre el Estado y las extintas Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (Farc) hace cinco años abrió espacio en el país a nuevas prioridades como la lucha contra la corrupción y el desempleo, aunque no terminó con la violencia de otros grupos armados ilegales.

Petro aspira a dar un impulso hacia la “paz total”, lo que significa continuar la senda recorrida con las Farc y avanzar en las negociaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional -la última guerrilla activa-, así como plantear un sometimiento a la justicia de las bandas criminales, entre ellas el Clan del Golfo, el cártel de narcotráfico más poderoso del país.

Aunque se trata de una meta ambiciosa, la analista política Sandra Borda explicó a AP que Petro aprovecharía el apoyo popular y el impulso de su victoria electoral para sacar adelante reformas profundas y negociaciones con actores armados que generan resistencia en algunos sectores de la sociedad.

Petro inicia su mandato con mayoría en el Congreso. No sólo cuenta con el apoyo de una bancada inédita de izquierda, también logró consensos con partidos tradicionales como el Liberal y el Conservador, de doctrina opuesta. Aunque en principio parece tener un cheque en blanco para que se aprueben todas sus propuestas, los analistas coincidieron en que no tiene garantizado apoyo constante durante todo su mandato de cuatro años.

Yann Basset, profesor de ciencia política de la Universidad del Rosario, consideró que esa mayoría puede ser frágil y no lo apoyaría en una eventual reforma de la constitución que le permitiría reelegirse, uno de los temores de los críticos de Petro.

La primera prueba será la reforma tributaria que presentará al Congreso tras posesionarse. La lidera el reputado economista José Antonio Ocampo, designado ministro de Hacienda y quien ha caído bien en el mercado por su experiencia en política monetaria. “Confíen en que nosotros no vamos a hacer nada irresponsable en materia macroeconómica”, dijo en una reciente entrevista con AP.

Se trata de una reforma clave con cuyos recursos Petro espera financiar programas sociales como educación universitaria gratuita y un plan contra el hambre. Ocampo ha dicho que el dinero saldrá de la capa más acomodada de la sociedad y del control de la evasión.

Desde el sector económico hay gran expectativa por el contenido de la reforma y por otras medidas, como una posible suspensión del otorgamiento de licencias mineras y de exploración petrolera con el objetivo de acelerar la transición energética. Ese sector, que aporta alrededor del 18 % de los ingresos fiscales de la nación y está en el primer renglón de las exportaciones, en junio sumó más de 5.500 millones de dólares, según cifras oficiales del Departamento de Estadística.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/IRw6IXFYgK25m8tLpx3lKk También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí:  https://t.me/diarioprimicia

Lea También: Farc anunció disposición para dialogar con Gustavo Petro