Tecnología

Se anuncia retirada de fuerzas militares rusas de Kazajistán

Los expertos en derechos humanos afirmaron que se ha definido como terroristas a manifestantes, activistas sociales, periodistas y miembros de partidos políticos, lo que “tiene por objetivo extender el miedo y es profundamente preocupante”. (Con información de EFE)

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

El presidente de Kazajistán , Kasim-Yomart Tokáyev, anunció el inicio de la retirada de las tropas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) a partir del jueves y una serie de medidas para aplacar el descontento ciudadano tras las violentas protestas contra el régimen del país.

“La principal misión de las fuerzas de pacificación de la OTSC ha concluido con éxito. En dos días comenzará la retirada gradual de las unidades. El proceso no se prolongará más de diez días”, señaló ante el Parlamento kazajo en una videoconferencia desde el palacio presidencial Akorda.

2.000 soldados. Tokáyev solicitó el pasado día 5 ayuda a la OTSC , liderada por Rusia y formada también por Armenia, Bielorrusia, Kirguistán y Tayikistán, además de Kazajistán, para reprimir la “amenaza terrorista” en el país, como ha calificado las protestas que comenzaron el día 2, inicialmente por la duplicación del precio del gas licuado, utilizado como una alternativa barata a la gasolina.

En lo que es su primera intervención en otro país miembro en veinte años, la OTSC envió 2.030 soldados a Kazajistán, la mayoría de Rusia.

Las manifestaciones, provocadas por el descontento con las élites económicas y políticas y la corrupción, devinieron en disturbios y fueron reprimidas por las fuerzas kazajas en una operación “antiterrorista”, con un balance hasta el momento de 160 muertos y casi 10.000 detenidos.

Nursultán intenta justificar la represión y la presencia de la OTSC en Kazajistán por la “amenaza terrorista” al país, ya que asegura que los manifestantes son “terroristas internacionales”, aunque no ha presentado pruebas.

Tokáyev, que insiste en que se ha evitado un “intento de golpe de Estado”, ha asegurado que se trata de insurgentes procedentes “mayoritariamente de Asia Central, Afganistán y también de Oriente Medio” y que presentará pruebas a la comunidad internacional.

Este martes indicó que, de no haber recurrido a la OTSC, el Gobierno podría haber perdido “por completo el control sobre Almaty (…)”, principal foco de las protestas y la mayor ciudad y centro financiero del país”.

“Habiendo perdido Almaty, habríamos perdido la capital, y luego todo el país”, enfatizó.

Hasta ahora se han iniciado 412 investigaciones prejudiciales, incluido por acto terrorista y homicidio. Entre otros fue detenido por alta traición el exjefe del Comité de Seguridad Nacional (CSN) de Kazajistán Karim Masímov.

Para tratar de aplacar el descontento ciudadano, Tokáyev ordenó al Gobierno, cuyo nuevo primer ministro, Aliján Smaílov, fue aprobado ayer por el Parlamento, que establezca un programa para “aumentar los ingresos de la población en dos meses”, entre otras medidas.

ONU Expertos de la ONU criticaron a las autoridades de Kazajistán por el abuso del término “terroristas” a la hora de calificar a manifestantes y justificar así la violencia contra ellos, por lo que pidieron una investigación de los recientes sucesos en el país.

Los expertos en derechos humanos afirmaron que se ha definido como terroristas a manifestantes, activistas sociales, periodistas y miembros de partidos políticos, lo que “tiene por objetivo extender el miedo y es profundamente preocupante”. (Con información de EFE)