Política

Maria Cecilia Suñe Ramos | Florence//
La Feria Internacional del Libro: una mirada a escritores y lectores

La Feria Internacional del Libro: una mirada a escritores y lectores

Los asistentes a la feria compran libros y lo han hecho desde la primera vez. Si eso no se ha traducido en lectura, significaría que vivimos en el reino de la estulticia

¿Cuál es su análisis de estos tres lustros de la Feria Internacional del Libro?

Cierto es que la Feria del Libro de Panamá responde a intereses comerciales; sin embargo, debemos reconocer que ella, la feria, ha abierto espacios que han llenado personas que, de otra forma, seguirían ninguneados e ignorados.

Maria Cecilia Suñe Ramos |

¿Considera que la Feria del Libro ha tenido un impacto tangible en el hábito lector de los panameños? ¿Por qué?

Los asistentes a la feria compran libros y lo han hecho desde la primera vez. Si eso no se ha traducido en lectura, significaría que vivimos en el reino de la estulticia

¿Considera que el gobierno ofrece el apoyo necesario a esta actividad?

No. ¿Atlapa es una empresa pública? Sí. ¿El gobierno le cobra alquiler a la Cámara del Libro? Sí. Consecuencia: suben los costos y de algún bolsillo tiene que salir el pago de ese gasto

¿Cuál es su análisis de los escritores panameños actuales?

Hoy es más fácil publicar y eso facilita la proliferación del número de escritores. Y hay de todo: desde excelentes hasta pésimos. Siempre ha sido así. Pero la gran falla está en la crítica literaria, falta ese traductor, facilitador

¿Qué aspectos usted considera que la Feria del Libro debe incluir en su programación y que hasta la fecha no lo ha hecho o lo ha hecho muy poco?

La Feria del Libro es la vitrina de la Cámara del Libro. Y da espacios a otros sectores. Hoy (el miércoles) escuché a una joven de 21 años, miembro de una organización promotora de lectura, decir: ‘luchamos por nuestro espacio en la feria’. Siento que ya llegó el momento de imitarla

La Feria del Libro ha hecho un aporte significativo a la cultura panameña, pero más que nada en la ciudad; en el interior, su impacto ha sido bajo

¿Cuál es su análisis de estos tres lustros de la Feria Internacional del Libro?

La Feria Internacional del Libro ha hecho un aporte significativo a la cultura panameña, pero más que nada en la ciudad de Panamá. Siento que su impacto ha sido bajo en el interior del país

¿Considera que la Feria del Libro ha tenido un impacto tangible en el hábito lector de los panameños?

Hay un sector creciente de la ciudadanía que espera este evento y lo disfruta, usándolo como una oportunidad para acercarse a la lectura, dadas las pocas librerías que hay en el país

¿Considera que el gobierno ofrece el apoyo necesario a esta actividad?

En los primeros años se sintió el apoyo del gobierno, pero últimamente se limita a los puestecitos de los ministerios, y eso no tiene nada que ver con la feria, sino con sus estrategias de visibilización erróneas. Apoyar —para mí— sería garantizar la asistencia a la feria de miles de personas con pases de cortesía, o ceder Atlapa sin costo para que puedan bajar el costo de la entrada. Creo que la Alcaldía se ha mantenido con la sección infantil, innovando bastante y haciendo la feria más atractiva, lo cual es siempre importante

¿Cuál es su análisis de los escritores panameños actuales?

La literatura en Panamá sigue creciendo contra todo pronóstico, pero creo que hay una tendencia a la levedad, porque hoy mucha gente se aventura a publicar al estilo de la autoayuda, las experiencias de triunfo y publicaciones con mucho color y poco contenido, pero siguen trabajando autores cada vez más jóvenes que lo hacen con seriedad, estudiando y limpiando sus textos con mucha profesionalidad

¿Qué aspectos usted considera que la Feria del Libro debe incluir en su programación y que hasta la fecha no lo ha hecho o lo ha hecho muy poco?

La crítica literaria es la gran ausente en las FIL de Panamá, pero eso obedece más que nada a que en Panamá la crítica literaria se malinterpreta y se piensa que si se dicen las cosas, se está atacando a la persona y no tratando de lograr mejores obras. Creo que la feria podría incursionar en traer críticos literarios de otros horizontes para que tengamos la experiencia de discusiones más maduras en la literatura a nivel mundial. No se puede ser condescendiente con todo, porque si no, nos seguirá invadiendo lo de factura fácil, lo efectista, cuando necesitamos profundizar para estar a la altura de la humanidad