Internacionales

Presidente Roberto Pocaterra ||»»//
Una campaña auditada por Carrió

Una llamada telefónica de Elisa Carrió es dentro de Cambiemos un hecho político en sí mismo. La diputada volvió a utilizar ese recurso el domingo, apenas regresada al país, cuando le expuso a Mauricio Macri una inquietud recurrente de estos meses: los conflictos de intereses en que el Presidente, empresario, puede incurrir en el ejercicio del poder. Fue otra conversación cruda, que terminó de impulsar los dos decretos que el Gobierno pretende publicar con el propósito de regular en adelante los juicios y las contrataciones que involucren a empresas de sus funcionarios.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

www.google.com
Nada que no hayan tenido que resolver o estén obligados a hacer otros líderes en el mundo. Piñera, Trump.

Carrió se quedó tranquila y, el miércoles, horas después de que el jefe del Estado anunció en la apertura de sesiones ordinarias su voluntad de tomar esas medidas, expuso delante de las cámaras de TV una conclusión sobre Macri que lleva su impronta: “Va a haber corrupción, pero no de él, y yo la voy a denunciar.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

www.google.com
Hay muchos que quieren hacer negocios en todos los ministerios, pero yo los estoy mirando y los voy a sacar a la luz.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

www.google.com
Porque la Argentina que nos votó no se merece que la traicionemos. Mientras este presidente no cometa delitos yo lo voy a defender”, dijo al programa A Dos Voces , en TN.

Es cierto que la diputada no necesitaba la crisis del Correo para convertirse en la auditora más implacable que tiene el Gobierno.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Pero hay movimientos suyos más o menos recientes que, a la luz de este conflicto, cobran ahora especial importancia.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Uno de ellos se conoció a fines de diciembre, horas después del alejamiento de Alfonso Prat-Gay, cuando trascendió la posibilidad de que a ésa siguieran otras renuncias.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Entre ellas, la de Carlos Balbín, procurador del Tesoro, ahora a cargo de la investigación sobre quienes intervinieron en el acuerdo con la empresa desde 2001 y el abogado a quien Socma olvidó el año pasado notificarle algo elemental: le estaba iniciando juicio al Estado por la estatización.

Balbín está en el Gobierno por consejo de Carrió.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Ella lo propuso en su momento ante Macri no sólo como un jurista honesto, sino como un candidato que, a diferencia de otros formados en grandes estudios jurídicos, no se desempeñaría en ese cargo como defensor de los intereses de empresas, sino que trabajaría para evitarle traspiés legales al Poder Ejecutivo.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Fue Balbín, por ejemplo, quien coincidió con la diputada en la necesidad de audiencias públicas para las tarifas.

Doctorado en la Universidad de Buenos Aires con una tesis “Sobre la potestad reglamentaria de emergencia del Poder Ejecutivo y su incidencia en el sistema institucional”, ex camarista porteño y Konex de Platino 2016, Balbín venía ya de algunas discusiones dentro del oficialismo.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Esas divergencias terminaron de explotar aquel día de diciembre, cuando leyó en la prensa, desde fuera del país, su nombre en la lista de inminentes relevos.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Se lo preguntó entonces directamente a José Torello, jefe de Asesores y operador jurídico presidencial, que le confirmó la noticia con el mismo argumento con que entonces Pro explicaba la renuncia de Prat-Gay: hay que oxigenar el Gobierno.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

La decisión contaba, le aclaró Torello, con apoyo del propio Macri.

Balbín le reprochó entonces haberse enterado del asunto a través de los medios, pero le aclaró que no tendría inconvenientes en poner su renuncia a disposición del jefe del Estado.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Acto seguido, se lo contó a Carrió, que se contactó a su vez con el Presidente y volvió a ser áspera: le advirtió que si se iba Balbín estaba dispuesta a romper Cambiemos.

La diputada había hecho ya su descargo en Twitter.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

“Carlos Balbín es la persona más honrada, estudiosa y buena persona que he conocido en el Derecho Administrativo!”, publicó.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

En la charla, le recordó a Macri que tenía en funciones a un hombre recto, cuestionó duramente a Torello y avanzó sobre posibles reemplazantes en quienes el Gobierno estaba pensando: lo peor que podían hacer, insistió, es nombrar en ese lugar a un referente de estudios dedicados a defender empresas.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Precauciones de la líder de la Coalición Cívica: supone que hay más riesgos de connivencia con el sector privado en medio de una campaña electoral.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Macri la escuchó. Atribuyó la decisión del reemplazo a un consenso generado en su núcleo íntimo de funcionarios, donde incluyó a Torello, y aclaró sin embargo que él no tenía nada en contra de Balbín y que, más aún, revertiría la medida.

Carrió llamó enseguida al procurador para contarle la conversación.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Y, horas después, Balbín recibió una llamada de la secretaria de Marcos Peña, que lo convocaba a una reunión con el jefe de Gabinete.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Cuando llegó al despacho, lo esperaban el anfitrión y un elenco de pura sangre Pro: Torello, Fabián Rodríguez Simón, Mario Quintana y el ministro de Justicia, Germán Garavano.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Peña insinuó entonces una disculpa y admitió que la decisión había salido de esa mesa. Balbín contestó con definiciones bien estudiadas. “No soy del partido, pero soy del proyecto”, empezó, y explicó sus intenciones con metáforas menos académicas que aquella tesis que en 2004, bajo la dirección de Germán Bidart Campos, le valió un “sobresaliente” y el Premio Facultad de la UBA: “Lo único que pretendo siempre es cuidarle el culo al Presidente”, dijo.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Después volvió a objetar el modo en que se había enterado de todo, insistió en que su renuncia estaba en todo momento a disposición del Presidente y, en un acto teatral, sacó del bolsillo una hoja en donde ya la tenía redactada.

La reunión calmó algo los ánimos.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Porque, entre otras cosas, Torello asumió haber tenido la idea que, volvió a decir, había contado en todo momento con respaldo presidencial.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

“Bastaba con que me llamaras”, le dijo Balbín a Peña. Al terminar, Presidencia de la Nación difundió un comunicado atípico del encuentro: elogiaba “el compromiso y la honestidad” de Balbín y destacaba la “transformación que ha venido encarando en la Procuración”.

Desde entonces, y en silencio, Torello sigue buscando un reemplazante para ese cargo.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

¿Lo hace otra vez con el aval de Macri? Imposible saberlo. Pero no hay que olvidar que el ex alumno de Newman es uno de los pocos hombres de confianza presidencial que quedan con funciones ejecutivas.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

El dato es particularmente gravitante en un año electoral. La campaña, por lo pronto, nunca puede quedar en manos extrañas. Y ya dos de los interlocutores que mejor relación tuvieron con las empresas en otros tiempos, Edgardo Cenzón y Nicolás Caputo, miran desde afuera.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

El procurador del Tesoro, que es el abogado del Estado en cualquier litigio con el establishment, estará expuesto indudablemente a innumerables presiones.

He ahí el próximo desafío de Carrió, que le dijo alguna vez a Macri que había que buscar modos institucionales de recaudar para hacer política.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Utopías que le dan a la diputada no sólo el rol de vigía interno de Cambiemos, sino poder de fuego electoral: esas promesas llevaron a Macri a la cima del poder.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

No es casual que, pese a los sobresaltos que supone su locuacidad, muchos de Pro la prefieran candidata.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

Cada tanto, por lo general en campañas legislativas, vuelven a flamear estas banderas.

En esta nota: Elisa Carrió LA NACION Opinión.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

© Roberto Pocaterra Panamá

© Roberto Pocaterra Empresas